domingo, 8 de diciembre de 2013

BREVES APUNTES SOBRE EL ACCIONAR MAQUIAVELICO DESDE LA PERSPECTIVA ZAVALETIANA DE LOS PROCESOS POLÍTICOS DEL MOVIMIENTO AL SOCIALISMO EN LA BUSQUEDA HEGEMÓNICA DE PODER EN BOLIVIA


Nicolás Maquiavelo redactó “El Príncipe” en 1513, hoy a 500 años de esta obra política se mantiene como uno, si no el más grande, libro de almohada de la sociedad política de esta época y como no podía ser de otra manera en el recetario favorito del gobierno actual del Movimiento al Socialismo (MAS), como se pretende demostrar en el presente artículo analítico.
Pretender desarrollar un análisis amplio e inextenso de toda la obra de Maquiavelo y explicar el accionar gubernamental actual en estrecha relación a lo que recomienda este, es una tarea titánica y compleja, por ello es que simplemente se tratará de realizar un breve análisis en base a algunos puntos de referencia que intentarán demostrar el aspecto de relacionamiento entre la teoría y práctica de ambos objetos de análisis, tomando en cuenta la perspectiva analítica de René Zavaleta Mercado como el otro elemento de explicación de estos sucesos.
Siguiendo los elementos de análisis de Maximilian Karl Emil "Max" Weber y sus conclusiones sobre el político y el científico y de Angelo Panebianco en su análisis sobre modelos de Partido, nos muestra una tipología de evolución de Partidos, viendo el modelo genético que fueron aplicando los Partidos Políticos.
Para este análisis se debe tomar en cuenta el proceso electoral de diciembre de 2005, en el que el MAS de Evo Morales se consolida en el poder, este proceso es la muestra de la sustitución de las élites, la circulación de las mismas que son el motor de la historia, ya que la nueva clase política era una emergente y en otros casos desconocida en el ejercicio del poder, ya que traían consigo unos aires de hacer política pero de forma distinta al antiguo régimen, por lo menos en apariencia y discurso en ese momento.
Se puede establecer que en este escenario el MAS trata de lograr tener una organización y desarrollo de penetración territorial de la periferia al centro, un gran ejemplo, para este análisis, puede ser la necesidad emergente una vez que se consolida en el gobierno de romper con lo que se denominó el empate catastrófico.
Esto en el modelo que nos explica el nivel de institucionalización, que nos muestra el grado de autonomía de la organización frente al medio y el grado de interdependencia de los Partidos, es también un motivo de tratar de entender el accionar posterior que desarrollo el mismo en este escenario para consolidar su poder y claro romper con ese empate catastrófico y lograr el punto de bifurcación descrito por Álvaro García Linera uno de los ideólogos de este accionar político.
ANÁLISIS COYUNTURAL DEL ESCENARIO EMERGENTE DEL EMPATE CATASTRÓFICO.
Para comenzar el presente análisis debemos entender claramente los conceptos que son vitales para comprender este momento coyuntural y el accionar del MAS y de su élite partidaria, “El empate catastrófico es una etapa de la crisis de Estado, si ustedes quieren, un segundo momento estructural que se caracteriza por tres cosas: confrontación de dos proyectos políticos nacionales de país, dos horizontes de país con capacidad de movilización, de atracción y de seducción de fuerzas sociales; confrontación en el ámbito institucional – puede ser en el ámbito parlamentario y también en el social – de dos bloques sociales conformados con voluntad y ambición de poder, el bloque dominante y el social ascendente; y, en tercer lugar, una parálisis del mando estatal y la irresolución de la parálisis.” (García Linera, 2008).
La coyuntura política de ese momento, permite observar también de manera interna al Partido Político que paulatinamente consiguió legitimidad, la falta de democratización del MAS apoyada en un autoritarismo sindical, que produce que el nuevo orden que ingresó al poder y principalmente su base (movimientos sociales) se sienta cada vez más representados con el nuevo mandatario y también aumenta el nivel de empoderamiento que se va fortaleciendo, la negativa de este asunto es que esos sectores sociales magnificaron paulatinamente sus demandas, más que exigir sus necesidades, lo cual deteriora a futuro el sistema político.
Pero la construcción de una democracia más representativa e inclusiva es buena para la participación de la sociedad civil, sin embargo cuando nos manejamos con la lógica de a mayor representación menor gobernabilidad, aquello se convierte en una debilidad, sobre la cual el MAS y su élite no desarrolló en principio, sin embargo entendió que para neutralizar a sectores que constantemente impulsan convulsión social, mediante  la visión de un liderazgo sindical que en esencia tiene el “caudillo”, por tanto convirtió ese problema en una oportunidad.
Pero el gran problema para el MAS radicaba en que en esos momentos el país estaba dividido en dos propuestas políticas; la aparentemente “nueva” visión de Estado representada por el Partido Político de Morales que se apoyaba en el apoyo popular sobre todo de la parte occidental y la “tradicional” que quería mantener el “status quo” en un discurso conservador que se estableció y refugio en el sector oriental, denominando a esta “la media luna”.
Este escenario termina por configurarse por un lado en la estrategia política que en curso fue el de sustituir a los líderes sindicales o de movimientos sociales por militantes del MAS, tratando de evitar conflictos, sin embargo esto ayudaba a la gobernabilidad pero poco a poco se convierte en un gobierno que no respeta las reglas de una verdadera democracia interna, ya que acaparaba los espacios de mediación.
Estos elementos que presenta el MAS son importantes (hasta la actualidad aún tienen efectos), el hecho de que el nuevo mandatario tenga el estigma de ser cocalero y por ende defender interés de su sector, como bien es parte de un Partido Político el de entender su dirección sus medios a lograr, los fines, es algo que en principio no se entendió y hoy en día recién nos ponemos a reflexionar, se trata de romper con el escenario del empate catastrófico, descrito por García Linera.
“Se hallan grandes dificultades en esta clase de régimen político, muy principalmente cuando el principado no es enteramente nuevo, sino miembro añadido a un principado antiguo que se posee de antemano. Por tal reunión se le llama principado mixto, cuyas incertidumbres dimanan de una dificultad, que es conforme con la naturaleza de todos los principados nuevos” (Maquiavelo, Ed. 2004), no es acaso un presagio de lo que efectivamente deberá enfrentar un Estado moderno en cuanto a su necesidad de unificar criterios que permitan consolidar su poder sobre otro.
“El desarrollo social que conlleva precisamente este principio es el que nos debe llevar a entender desde la interculturalidad nuestro propio proceso de aceptación en lo referido a la normativa existente, son las relaciones de poder mismas las que han desarrollado este discurso y deben llevarlo hoy a la práctica social.” (Mariaca Garrón, 2013).
Definitivamente las dificultades serán enormes y claro no serán del nada fáciles de superar, veamos que nos esperaba en este escenario, en este análisis uno de los hechos políticos más relevantes en el 2008 fue un proceso de enfrentamientos internos y llamados a actos de desobediencia civil y política.
Estos hechos que enfrentaron a dos grandes sectores de la población de Bolivia, identificados por sus características étnicas y territoriales, que en ese momento ponen en riesgo la estabilidad del gobierno nacional por un lado y los gobiernos departamentales por otro.
“Bolivia es una nación que está históricamente en situación de peligro, ocupada cultural y económicamente. Necesitaba expulsar a los invasores y eso no es posible sino con una movilización particularmente intensa” (Zavaleta Mercado, La formación de la Conciencia Nacional, 1990), no es menos visionaria este análisis que demuestra, con la salvedad de no identificación del invasor simplemente a antojo de seguir el discurso masista, pero si el enfrentamiento de dos visiones distintas que con llevan a la crisis de ese momento.
La crisis tiene como protagonistas visibles, por un lado, al gobierno nacional, liderado por el Presidente Don Evo Morales Ayma y la élite “entrante” del MAS, y por el otro, a la élite “saliente” representada por los Prefectos departamentales opositores de la región conocida como la "Media Luna" (Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando, y para algunos también Chuquisaca), que impulsan la constitución de gobiernos departamentales autónomos y rechazan el proyecto constitucional que impulsa el Partido Político del MAS, como estrategia para encontrar el punto de bifurcación para concentrar su poder.
“De aquí que el nuevo príncipe tenga por enemigos a cuantos ha ofendido al ocupar el principado, y que no pueda conservar por amigos a los que le colocaron en él, a causa de no serle posible satisfacer su ambición en la medida en que ellos se habían lisonjeado, ni emplear medios rigurosos para reprimirlos, en atención a las obligaciones que le hicieron contraer con respecto a si mismo.” (Maquiavelo, Ed. 2004).
PUNTO DE BIFURCACIÓN Y BUSQUEDA DE HEGEMONIA DEL MAS EN SU PROYECTO DE GOBIERNO.
Es en este escenario es que se da una salida política en el marco de la conflictividad de este empate catastrófico, como la salida viable y más legítima ante la sociedad civil, la sociedad política ingresa en un Referéndum revocatorio, que se celebró el 10 de agosto de 2008, para decidir la permanencia del Presidente Evo Morales y del Vicepresidente Álvaro García Linera, además de ocho de los nueve Prefectos departamentales.
El Presidente y el Vicepresidente fueron ratificados en su cargo al obtener el 67.43% de votos a su favor, lo cual aumentaba su grado de legitimidad y demostraba que la población estaba de su lado en la consolidación del proyecto de Estado Plurinacional, por el otro lado; los Prefectos de Oruro, Potosí, Tarija, Santa Cruz, Pando y Beni también fueron ratificados en sus cargos, lo que demostraba la aceptación a sus liderazgos y su visión autonómica regionalizada de poder.
La opositora Savina Cuéllar, Prefecta del Departamento de Chuquisaca no participó en este referéndum por haber sido elegida en junio de 2008, después de la renuncia del anterior Prefecto, el masista David Sánchez producto de las violentas movilizaciones en Sucre por la Asamblea Constituyente y el tema específico de la capitalidad plena.
Los Prefectos opositores de La Paz (José Luís Paredes) y de Cochabamba (Manfred Reyes Villa) fueron revocados al obtener resultados adversos, la maquinaria estatal del gobierno nacional entraba en acción y comenzaba a inclinar la balanza política a su favor, el gran ganador el MAS y su nueva élite, los perdedores los dos Prefectos revocados en específico, pero la élite en oposición en su conjunto en general comenzaba la paulatina pérdida de poder y resquebrajamiento de su estructura política, comenzaba el punto de bifurcación tan pretendida como escenario político por la élite masista.
“En todo caso, visto desde el lado del gobierno, los siguientes pasos tienen que darse en su capacidad de articular movilización social en torno a objetivos muy concretos, como la nueva Constitución y otros, y la capacidad de mantener el mando de las estructuras de coerción legítima que tiene el Estado: Justicia, Policía, Fuerzas Armadas.
Dependerá también de cómo se mueva la derecha a su modo. De todas maneras, o este punto de bifurcación se resuelve mediante el apego de la sociedad y su empuje a la votación y a los referéndums que resuelvan la consolidación del nuevo Estado, o bien habrá algún tipo de confrontación y de prueba de fuerza para la cual, ojalá, estemos preparados.” (García Linera, 2008).
Estaba ingresando paulatinamente la maquinaria estatal en ejecución para lograr este punto de quiebre e inclinar finalmente la balanza en favor del proyecto de visión de país del MAS, pero sigamos en este ejercicio analítico para entender el maquiavelismo en este escenario, simplemente se analiza lo que recomienda Maquiavelo que se debe hacer en esta situación.
Analicemos el cómo después de este proceso se llevó adelante el escenario para la caída de Leopoldo Fernández “cacique” de Pando y por ese entonces Prefecto y miembro activo de la “media luna”. “La masacre en Pando del 11 de septiembre fue organizada bajo una cadena de mando prefectural y el atentado contra la vida y la integridad de personas en esos hechos son delitos comunes que a los que corresponde ser procesados bajo la justicia ordinaria”, concluyó el informe final de la Comisión Especial de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).
De esta manera se establecía no solo el descabezamiento de la resistencia política en Pando sino además se realizaba, a partir de los procesos judiciales consiguientes el descabezamiento de la descendencia política de Fernández en la región, como lo recomienda el autor de “El Príncipe”, cuando escribe; “hay suma facilidad en conservarlos, especialmente si no están habituados a vivir libres en república. Para poseerlos con seguridad basta haber extinguido la descendencia del príncipe que reinaba en ellos” (Maquiavelo, Ed. 2004).
“La primera fase …. Se había cumplido (se refiere a la detención de Fernández) …., pues la segunda, era asegurar la detención de supuestos ciudadanos comprometidos en los hechos del 11 ss, y como si fuese poca coincidencia, también 11 pandinos fueron detenidos y luego confinados con celeridad hasta la ciudad de La Paz.” (Daza Castellón, 2009), se seguía entonces al pie de la letra lo recomendado en estas circunstancias, finalmente la gobernación de Pando paso a ser controlada por el MAS hasta la fecha, por lo que la labor fue exitosa en cuanto a la consolidación de su proyecto en esta región.
“En este momento se reconstituyen las clases, cada una de ellas según el carácter de su necesidad se reformula la totalidad del poder del país y se lo concentra en una medida que no tiene antecedentes en toda la vida republicana. Se está entonces ante una página en blanco” (Zavaleta Mercado, Clases Sociales y conocimiento, 1988), así lo entendió y desarrolló su accionar político el MAS en esta región.
“Pero cuando se adquieren algunos Estados que se diferencian del propio en lengua, costumbres y constitución, las dificultades se acumulan, y es menester mucha sagacidad y particular favor del cielo para conservarlos.” (Maquiavelo, Ed. 2004). ¿Cuáles deberían ser los siguientes pasos del MAS en este escenario para conservar este proceso hegemónico?, la respuesta llego otra vez recurriendo a nuestro infaltable autor.   
“Después del precedente, el mejor medio consiste en enviar algunas colonias a uno o dos parajes, que sean como la llave del nuevo Estado, a falta de lo cual habría que tener allí mucha caballería e infantería. Formando el príncipe semejantes colonias, no se empeña en dispendios exagerados, porque aun sin hacerlos o con dispendios exiguos, las mantiene en los contérminos del territorio. Con ello no ofende más que a aquellos de cuyos campos y de cuyas cosas se apodera, para dárselo a los nuevos moradores, que no componen en fin de cuentas más que una cortísima parte del nuevo Estado, y quedando dispersos y pobres aquellos a quienes ha ofendido, no pueden perjudicarle nunca. Todos los demás que no han recibido ninguna ofensa en sus personas y en sus bienes, se apaciguan con facilidad, y quedan temerosamente atentos a no incurrir en faltas, a fin de no verse despojados como los otros.” (Maquiavelo, Ed. 2004).
Esto fue específicamente lo que realizó inmediatamente el MAS en este caso y sin dudar; “El gobierno comenzó la colonización del noreste del país llevando los primeros 400 campesinos del Chapare para ubicarlos en Santa Rosa del Abuná, como parte de un plan que busca trasladar a esa región por los menos 4.068 familias, a las que se les dotará de tierras aptas para cultivos, para lo cual se han dispuesto unas 200 mil hectáreas legalmente saneadas. Pese a los reclamos de comités cívicos y organizaciones campesinas de ese Departamento, el plan se inició frente a la susceptibilidad de que este traslado masivo distorsione los resultados de las elecciones generales de diciembre próximo, lo que dio pie a que denuncien que se trata de una maniobra política.
El gobierno ha previsto entregar en Santa Rosa del Abuná, 84 mil 682 hectáreas de tierra, 29.606 en Manú, 65.989 Manuripi, y 28.171 hectáreas el Sena. En este momento, varios contingentes de campesinos están siendo incorporados a listas del gobierno no solamente en Chapare, sino fundamentalmente en Potosí, Oruro y La Paz.” (Pizarroso Durán, 2009), como se puede apreciar no existe ningún tipo de duda sobre el accionar posterior del MAS en relación a este proceso.
Además se debe tomar en cuenta que “Los gobiernos que no saben o no pueden servirse de la fuerza, ningún gobierno dura haciendo uso exclusivo de ella, de la misma manera cuando, la élite gobernante es menos capaz de usarla, falta a su principal deber como clase gobernante.” (Pareto, 1980), esto también lo expresa Maquiavelo cuando se desgasta el gobierno haciendo uso exclusivo de la fuerza, pues indica que gastará infinitamente más y consumirá todas las rentas del país, de suerte que la adquisición le traerá más pérdida que ganancia, no solo en termino económico sino también políticos. “De lo que se infiere que esas colonias, que no cuestan nada o casi nada, son más fieles y perjudican menos.” (Maquiavelo, Ed. 2004).
Pero este proceso conllevo además una muy buena estrategia del MAS en este sentido pues los resultados siguientes fueron los que efectivizaron el proceso de consolidación de su proyecto de bifurcación y ruptura de la “media luna”, en consecuencia al proyecto hegemónico trazado, verifiquemos la eficiencia de estos pasos:  
“Aunque en Pando se repetirá la votación en cinco mesas debido a irregularidades que provocaron su anulación, el cómputo oficial de votos garantiza la victoria del MAS en la elección de gobernador, lo que confirma que el oficialismo consiguió penetrar la media luna.
Según el centro de monitoreo de la CNE, al 95,4% de escrutinio en Pando, el MAS obtuvo el 49,6% de respaldo (16.480 votos). Entretanto, Consenso Popular (CP) de Paulo Bravo alcanzó el 48,5% de apoyo (16.139 votos). La diferencia entre ambos es de 341 sufragios.
El gobernador electo de Pando, Luis Flores, luego de conocer los resultados parciales del cómputo electoral, celebró su victoria en Cobija junto a la también electa alcaldesa de esa ciudad capital, Ana Lucía Reis.
Con este resultado, el MAS penetra a la media luna y gobernará por cinco años Pando, región administrada políticamente por líderes de derecha en los 28 años de vida democrática de Bolivia.” (Paredes, 2010), por demás está justificada entonces las acciones maquiavélicas que se realizaron en este caso por parte del gobierno nacional.
Pero además pone fin a una era política de un grupo élite que dominó el escenario político de esta región “otro elemento el poder de la clase dominante y la inestabilidad de su predominio reposan en el hecho de que es una minoría organizada, acompañada por una mayoría desorganizada”. (Mosca, 1984), y cuando llega otra élite o clase dominante y se deshace de la anterior, pues se da el resultado que se registró en Pando con la Gobernación y en Cobija con la Alcaldía, punto de bifurcación optimo y exitoso.
Todos estos elementos se articularon, como en una fórmula perfecta que se estructuro con la receta a raja tabla, “Los romanos adoptaron siempre todas esas prevenciones en las provincias de que se hicieron dueños. Enviaron allá colonias; tuvieron a raya a los príncipes de las inmediaciones menos poderosos que ellos, sin aumentar su fuerza; debilitaron a los que poseían tanta como ellos mismos; no permitieron en fin, que las potencias extranjeras adquirieran allí consideración ninguna.” (Maquiavelo, Ed. 2004), como dudar entonces de la línea que siguió este proceso, fiel a su original escritor y que le posibilitó el quebrantar a sus oposición política y quebrar el empate catastrófico el cual ya se describió.
A MANERA DE CONCLUSIÓN.
Es, como lo describió García, momento de toma de decisiones “para evitar una guerra, le contestaría con las razones ya apuntadas, conviene a saber: que no debemos dejar nacer un desorden para evitar una guerra, pues acabamos no evitándola, y sólo la diferimos, lo que redunda a la postre en perjuicio nuestro.” (Maquiavelo, Ed. 2004), finalmente por estos elementos el MAS y su élite toma la decisión de quiebre del empate catastrófico, busca un punto de bifurcación y siguiendo los consejos de Maquiavelo lo encuentra justo en el momento de consolidación del Estado Plurinacional de Bolivia.
La superestructura del Estado, entendida como ámbito jurídico – político se modifica a partir de la Constitución Política del Estado, que expresa en su artículo 1. “Bolivia se constituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías. Bolivia se funda en la pluralidad y el pluralismo político, económico, jurídico, cultural y lingüístico, dentro del proceso integrador del país.” (Gaceta Oficial de Bolivia, 2009).
Y estos elementos le dan el discurso ideológico predominante que busca consolidar su hegemonía y claro está conlleva el correspondiente proceso de desarrollo de las autonomías departamentales que finalmente se fueron hábilmente fusionando, a su medida, claro está en el discurso del MAS.
“La situación de poder, el ser dominante, tiene consecuencias en materia de conocimiento de la sociedad. En lo que se refiere a la ciencia social misma, su valor es universal como en cualquier otra ciencia pero sin embargo su punto de partida es una colocación u horizonte de clase y su única utilidad o subsunción en la realidad posible es también una de monopolio clasista” (Zavaleta Mercado, El Estado en América Latina, 1990), finalmente el cambio de élites en el poder despliega el factor de monopolio clasista que en este momento es tan evidente en el MAS, contrario al discurso con el cuál desarrolla y centra su proceso de dominación ideológica, pero que si consolida su proceso de dominación hegemónica.
Este artículo tiene connotaciones propias que dejan seguramente en el lector, como en el proponente, cuestiones que deben ser aclaradas y profundizadas en un posterior estudio, queda pendiente esta labor, pero no se puede concluir este artículo sin recordar esta frase: “De lo cual podemos deducir una regla general que no engaña nunca, o que, al menos, no extravía sino raras veces, y es que el que ayuda a otro a hacerse poderoso provoca su propia ruina.” De Nicolás Maquiavelo, en “El Príncipe”, otoño negro de 1513.

BIBLIOGRAFÍA
·           Daza Castellón, M. (2009). La masacre de Pando. Bolivia: Artes Gráficas COMPAZ.
·           Gaceta Oficial de Bolivia. (2009). Constitución Política del Estado. La Paz - Bolivia.
·  García Linera, Á. (2008). Empate catastrófico y punto de bifurcación. Crítica y emancipación : Revista latinoamericana de Ciencias Sociales, 26.
·           Maquiavelo, N. (Ed. 2004). El Príncipe . Buenos Aires - Argentina: Virtual.
·   Mariaca Garrón, W. (2013). Monografias: Especialidad en Educación Superior con enfoque Intercultural Jurídico y Político. La Paz - Bolivia: Élite Impresiones.
·           Mosca, G. (1984). La clase política. México: FDC.
·      Paredes, I. (8 de Agosto de 2010). El MAS gana en Pando y penetra la media luna. La Razón.
·   Pareto, V. (1980). Forma y equilibrio sociales: (extracto del Tratado de sociología general). Madrid: Alianza.
·  Pizarroso Durán, G. (10 de Agosto de 2009). Jornadanet.com. Obtenido de http://www.jornadanet.com/Opinion/n.php?a=1264
·    Zavaleta Mercado, R. (1988). Clases Sociales y conocimiento. La Paz - Bolivia: Los amigos del Libro.
·      Zavaleta Mercado, R. (1990). El Estado en América Latina. Cochabamba - Bolivia: Los amigos del libro.

·     Zavaleta Mercado, R. (1990). La formación de la Conciencia Nacional. Cochabamba - bolivia: Los amigos del Libro.

domingo, 31 de julio de 2011

LA INTERCULTURALIDAD COMO COMPONENTE DEL PROCESO EDUCATIVO EN LA UNIVERSIDAD BOLIVIANA

INTRODUCCIÓN

Desde la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado en Bolivia el 7 de febrero de 2009, a raíz de una necesidad social que precisamente involucro el proceso de modificación de la superestructura jurídica – política, pero que además desarrollaba y demostraba la necesidad inminente de conformar una conciencia nacional que permita el entendimiento de múltiples visiones y realidades.

Es en esta línea de pensamiento que se entiende esta reflexión, “la nación puede ser después cristiana o comunista o lo que se quiera pero lo previo, para darle un carácter u otro, es que la nación exista como existen históricamente las naciones modernas, como Estado Nacional” (Zavaleta Mercado, 1990, pág. 86), el entender que somos plurinacionales es un primer paso para precisamente construir posteriormente esa conciencia, buscando unidad en la diversidad social.

En esa misma línea de pensamiento se agrega que Bolivia busca ser “un Estado basado en el respeto e igualdad entre todos, con principios de soberanía, dignidad, complementariedad, solidaridad, armonía y equidad en la distribución y redistribución del producto social, donde predomine la búsqueda del vivir bien; con respeto a la pluralidad económica, social jurídica, política y cultural de los habitantes de esta tierra” (Constitución Política del Estado, 2009).

Todo esto permite evidenciar precisamente lo expuesto anteriormente e introducir estos elementos en el presente ensayo analítico, para poder desarrollar un estudio sobre la importancia del desarrollo del proceso de formación profesional ligado a la identidad social y cultural y/o intercultural de los estudiantes de la Carrera de Ciencia Política y Gestión Pública de la Universidad Mayor de San Andrés.

DESARROLLO

El tratar de analizar el proceso de formación profesional de los universitarios en lo referido al desarrollo de su identidad social o responder a su condición intercultural o cultural es una labor académica realmente compleja, por la misma complejidad de nuestro Estado Plurinacional, por eso las disculpas anticipadas por tener la osadía intelectual de tratar de responder a estas complejidades.

Empecemos por tratar de entender el tipo de educación que necesitamos o en este caso el que nos plantea la ley; “la educación se sustenta en la sociedad, a través de la participación plena de las bolivianas y los bolivianos en el Sistema Educativo Plurinacional, respetando sus diversas expresiones sociales y culturales, en sus diferentes formas de organización. La educación se fundamenta en las siguientes bases: 1. Es descolonizadora, liberadora, revolucionaria, anti-imperialista, despatriarcalizadora y transformadora de las estructuras económicas y sociales; orientada a la reafirmación cultural de las naciones y pueblos indígena originario campesinos, las comunidades interculturales y afrobolivianas en la construcción del Estado Plurinacional y el vivir bien” (Ley de la Educación "Avelino Siñani - Elizardo Pérez", 2010).

Debemos poner énfasis entonces en el hecho que se nos plantea la ley del respeto de la educación a las diversas expresiones sociales y culturales que en el caso boliviano tiende a ser bastante compleja por el mismo elemento abigarrado socialmente en el cuál se fundamenta nuestra sociedad, esto para utilizar terminología zavaletiana, de la cual me declaro un firme seguidor.

Pero volvamos a nuestro análisis, es o no posible la interculturalidad en nuestra realidad, “no es posible la interculturalidad en realidades donde la dominación adquiere ribetes demasiado fuerte. Es insuficiente la tolerancia. Lo que se necesita es el diálogo intercultural” (Fernández Osco & Gutiérrez Callisaya, 2009, pág. 19), este es un elemento que mas allá de ser analizado, nos permite expresar que el profundo cambio de nuestra superestructura jurídica – política en Bolivia es un gran avance para poder desarrollar este proceso.

La realidad dinámica a la cual sea ingresado producto precisamente de las migraciones sobre todo en lo que se refiere a las personas del campo a la ciudad conlleva que estas mismas lleven su cultura e identidad, tal cual lo expone Botey Balles, solo que para nuestro caso no en una realidad de otro país, sino mas bien en el propio.

En este caso quedan profundamente los pensamientos del “quip ñayr uñtasis sarnaqpxañani (mirando el pasado se debe avanzar hacia el futuro)” (Fernández Osco & Gutiérrez Callisaya, 2009, pág. 23), el conocernos primero para después tratar de explicar lo que somos y claro lógicamente los que queremos ser, todos esto elementos son más que necesarios para lograr el reafirmar la cultura de la plurinacionalidad que convive en nuestra Bolivia.

El mismo hecho de entender “la complementariedad (que) es uno de los principios que define la diversidad. No puede pensarse en la interculturalidad sin la diversidad circundante” (Fernández Osco & Gutiérrez Callisaya, 2009, pág. 24), esta por demás entendido este pensamiento solo se puede realizar la interculturalidad respetando la diversidad social y cultural de los individuos que conforman precisamente esta sociedad.

Surge entonces una cuestionante inmediata que debemos develar o por lo menos explicar en qué sentido se entiende la “interculturalidad”, para aclarar este elemento podemos recurrir al siguiente concepto; “como concepto y práctica, proceso y proyecto, la interculturalidad significa – en su forma más general – el contacto e intercambio entre culturas en términos equitativos; en condiciones de igualdad. Tal contacto e intercambio no deben ser pensados simplemente en términos étnicos sino a partir de la relación, comunicación y aprendizaje permanentes entre personas, grupos, conocimientos, valores, tradiciones, lógicas y racionalidades distintas, orientados a generar, construir y propiciar un respeto mutuo, y un desarrollo pleno de las capacidades de los individuos y colectivos, por encima de sus diferencias culturales y sociales.” (Walsh, 2009, pág. 41).

Entendida de esta manera la interculturalidad se debe referir entonces al hecho de desarrollar un contacto e intercambio de culturas en términos equitativos y claro está en condiciones de igualdad, superando las diferencias sociales y culturales, para por el contrario enriquecer el conocimiento desde todas estas culturas.

El desarrollo social que conlleva precisamente este principio es el que nos debe llevar a entender desde la interculturalidad nuestro propio proceso de aceptación en lo referido a la normativa existente, son las relaciones de poder mismas las que han desarrollado este discurso y deben llevarlo hoy a la práctica social.

En cuanto a la Educación Superior, la Constitución estipula en su artículo 91. Numeral I. “La educación superior desarrolla procesos de formación profesional, de generación y divulgación de conocimientos orientados al desarrollo integral de la sociedad, para lo cual tomará en cuenta los conocimientos universales y los saberes colectivos de las naciones y pueblos indígena originario campesinos.”, se puede apreciar que se debe desarrollar procesos de generación y divulgación de conocimientos.

Pero estos conocimientos deben estar orientados a la búsqueda del desarrollo integral de la sociedad, en este caso a la búsqueda de la igualdad, sirviendo de base para lograr una nueva cultura de igualdad y de respeto, buscando la equidad y la justicia social.

El mismo artículo en su numeral II. Dictamina que “la educación superior es intracultural, intercultural y plurilingüe, y tiene por misión la formación integral de recursos humanos con alta calificación y competencia profesional; desarrollar procesos de investigación científica para resolver problemas de la base productiva y de su entorno social; promover políticas de extensión e interacción social para fortalecer la diversidad científica, cultural y lingüística; participar junto a su pueblo en todos los procesos de liberación social, para construir una sociedad con mayor equidad y justicia social.”
  
Desde estas interpretaciones y en un ejercicio intelectual podemos tratar de revisar el proceso del componente central de los modelos pedagógicos que en este caso se refiere al paradigma educativo.

Los paradigmas educativos se construyen sobre supuestos teóricos, que constituyen las bases filosóficas y psicológicas de una determinada propuesta pedagógica.

Desde nuestra concepción educativa, el paradigma adoptado es el constructivismo. Este paradigma concibe el conocimiento, como una construcción personal que se realiza en interacción con el mundo circundante. Se aprende construyendo esquemas mentales, ello requiere la actividad consciente del sujeto, puesto que el aprendizaje es fruto de la reflexión.

La construcción del conocimiento se produce a través de una serie ordenada de estructuras mentales que regulan los intercambios del sujeto con su entorno, desde esta perspectiva es importante determinar los conocimientos previos de los estudiantes, de modo de lograr aprendizajes significativos.

Dado el componente convivencial, se ha complementado la concepción constructivista con procesos aportados por el conductismo en sus aspectos más importantes, para la formación de destrezas y habilidades.

Desde esta perspectiva el proceso de construcción de conocimientos para la formación profesional, en sus componentes: conceptual, procedimental y actitudinal,  debe ser capaz de vincular la actividad desarrollada en las aulas y la capacidad de desempeño profesional en la sociedad, integrarla y también posibilitar al futuro profesional desenvolverse en la solución de conflictos que ameritan la toma de decisiones, de las que resultaran determinaciones en el más de los casos irreversibles.

También se debe desarrollar la capacidad de los profesionales de desplegar el marco conceptual de la temática de interculturalidad y de adecuarlo al medio real, mediante técnicas experimentales y teóricas hacer que el paradigma se plasme en la práctica profesional en los diferentes contextos socio-culturales del país.

CONCLUSIONES

Es por demás importante, más allá de una creencia personal, el hecho de que los estudiantes deben ligar su identidad social y cultural en su proceso de formación profesional, tomando en cuenta además que el proceso de enseñanza y aprendizaje tiene como finalidad no solamente el de entregar los conocimientos para la competencia profesional sino entender este proceso como un sistema integrado de conocimientos, procedimientos y actitudes, de tal manera que:

a)    Se internalicen conocimientos sobre interculturalidad que permitan describir, explicar, modelar, predecir aspectos de la profesión en el más alto nivel, como componente académico-científico referidos a esta temática específica. (Saber: Conocimientos).

b)   Se determinen los procedimientos, que permitan actuar de manera consciente y con fundamento científico en las actividades profesionales respetando los principios contra toda forma de racismo y discriminación, a partir de las diferencias sociales y culturales de las personas. Los procedimientos constituyen el componente tecnológico de la profesión. (Saber Hacer: Habilidades y Destrezas).

c)    Las actitudes, son las disposiciones afectivas, emocionales y valoracionales que el profesional evidencia en su actuación laboral, es la dimensión social y humana del profesional desarrollando en su accionar el respeto a la interculturalidad, transformandose de esta manera en referente en la sociedad con relación a esta temática.  (Saber Ser: Actitudes y valores).

En la actualidad y a partir del proceso de cambio que se desarrolla en la visión educativa superior en las universidades (prueba de ello es precisamente la especialidad, que actualmente desarrollamos) es que se permite el responder a esta realidad de interculturalidad tan propio de una sociedad tan abigarrada como la nuestra.

Esto nos plantea un desafío mayor a aquellas personas que estamos encargadas del proceso de formación profesional el saber convivir en esta sociedad plurinacional que necesita responder a esta realidad.

BIBLIOGRAFIA

Constitución Política del Estado. (2009). Bolivia.
Fernández Osco, M., & Gutiérrez Callisaya, Y. (2009). Pluriversidad: rostros de la interculturalidad. Bolivia: UPS Editorial.
Ley de la Educación "Avelino Siñani - Elizardo Pérez". (2010). Bolivia.
Walsh, C. (2009). Interculturalidad, Estado, Sociedad. Quito: Ediciones Abya-Yala.
Zavaleta Mercado, R. (1990). La formación de la Conciencia Nacional. Cochabamba: Los amigos del libro.

domingo, 22 de agosto de 2010

El nuevo rol de las universidades en el proceso político actual.

ANALISIS CRÍTICO DE LA REALIDAD DEL SISTEMA POLITICO BOLIVIANO Y LA IMPORTANCIA DEL SISTEMA UNIVERSITARIO EN ESTA COYUNTURA




Cuando estamos absortos todavía al comprobar que un hombre jamaiquino (Bolt) puede recorrer 100 metros en 9.69 segundos o un nadador estadounidense (Phelps) puede ganar 8 medallas de oro en una misma Olimpiada, rompiendo todo pronostico de competitividad, más allá de dejarnos esas realidades los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, demuestra el progreso de la tierra de Mao, basta ver los imponentes escenarios de competencia, la fastuosa inauguración, etc., pero cuan lejos esta esa realidad del proyecto de Montenegro de un verdadero nacionalismo. No en parámetros económicos (que ya no se pueden comparar, todavía no estoy tan loco), sino más bien en términos político – sociales.



Un camino para despejar dudas respecto de la madurez política de nuestra ciudadanía, sería el teorizar acerca de nuestro nivel cultural. No cabe duda que es necesario un cierto nivel cultural general para que sea viable el devolver la soberanía al soberano. Se podría argumentar sobre elevados índices de alfabetización, porcentajes de estudios secundarios y universitarios, pero no, creo que es más concluyente como argumento lo sucedido en la realidad cuando en la historia reciente no se asoma ni por si acaso la prestancia a un dialogo nacional. Eso no es teoría, es como se comportó la ciudadanía en la práctica y que consecuencias tiene su decisión.



La mayor muestra de la ineptitud nuestra está en como estamos. Una tierra fértil y despoblada, una población desocupada, en plena crisis cuando tenemos todo para la prosperidad. La clase política boliviana no pudo ser peor administradora de nuestro patrimonio a lo largo de toda nuestra historia, después le toco a la sociedad civil, que reclamó su derecho a equivocarse.



Con esto creo haber despertado al menos en parte el miedo a los errores.Lo fuerte de algunas propuestas personales que hice en materia de lo que podemos lograr puede hacer temer que las mayorías aplasten a las minorías. Nuevamente nuestra historia nos muestra que estas siempre quisieron expresarse y se las continuó pisoteando aún luego de derrotadas.



El miedo a un excesivo proceso de desarrollo académico de la sociedad, está aún menos justificado, ya que como vimos las decisiones deberían ser maduras, quizás hasta demasiado, le falta algo de coraje universitario, pero para eso debe prepararse esa comunidad universitaria para poder guiar el tan ansiado proceso de cambio real y no ficticio de intereses externos.



Por último, en cuanto al miedo a que nadie haga nada y a que los asuntos queden en puro debate sin punto final, hay varias cosas para decir.



Lo primero, no diga que no se hará nada, diga que usted no hará nada, depende de usted si se hace o no, no pida que otro haga lo que usted no hace, madure. En lugar de protestar, en lugar de decir que está mal, proponga formas concretas de hacerlo mejor, si otros hacen cosas que no le gustan tiene dos caminos o hace algo mejor o soporta las consecuencias.



Estas reflexiones no son una mera gimnasia filosófica, son un análisis de la situación de nuestro histórico sistema político dando además soluciones y propuestas para su mejoramiento. Preparando al mismo para nuevos desafíos, para que no se duerma en los laureles, La revolución nacional fue hace más de 56 años, J.J. Torrez murió asesinado en el exilio, Víctor Paz murió en su retiro, de Banzer solo queda el recuerdo de su dictadura y su ineficacia para gobernar, Paz Zamora representa el oportunismo personal de un mirismo irracional, Sánchez de Lozada es una pesadilla de la cuál hasta hoy parece que no despertamos, Tuto Quiroga es el más claro ejemplo de lo que no se debe hacer en política, el actual gobierno del señor Morales paso de ser una esperanza a una todavía no clara realidad, pero con gran aceptación social y los actores autonomistas de la media luna representan la respuesta irracional a una propuesta que en esencia es racional.



Preparémonos a cambiar, que el sistema político no pierda esta oportunidad única de hacer algo por y para la sociedad política y civil, aprendamos del sistema político latinoamericano, que ahora y por no cambiar a tiempo sufre la mayor crisis política de su historia, esperemos por el bien de todos que esto no suceda, la democracia nos da esta oportunidad espero que la comunidad universitaria (clase intelectual de Bolivia) asuma este reto, termine creando las condiciones para la formación de la conciencia nacional, para el actual sistema político boliviano el cambio a corto plazo es asunto de vida o muerte, las Universidades tienen esa cuenta pendiente con Bolivia.